RSS

1er. JUICIO

Causa: N° 2005,

“Riveros, Santiago Omar y otros s/ priv. Ilegal de la libertad, tormentos, homicidios, entre otros” (causa Floreal Avellaneda), caso 145 acumulada causa N° 2044 “Riveros, Santiago Omar y otros s/ priv. Ilegal de la libertad, tormentos, homicidios, entre otros.” Caso 145. Tribunal Oral Federal Nº 1 de San Martín.

• Sentencia: 12/08/2009

Aquí se puede bajar la Sentencia Completa

Un paso más hacia la reivindicación histórica y a la memoria de nuestro pueblo, esto no es una batalla ganada ni venganza alguna, este es un acto de justicia reclamada antes olvidada pero ahora irrenunciable, que esperemos siga condenando a los asesinos y genocidas.

Floreal Avellaneda

La memoria de “El negrito” Avellaneda estará presente, como la de tantos miles, presente en la historia de nuestro país y de toda la región en donde mas de una vez se cometieron actos de barbarie contra nuestros pueblos.
Los que hoy no están , estarán presentes porque la sangre injustamente derramada reclama justicia…  justicia a la que avanzaremos hasta el final.

Hasta la victoria negrito!

Prisión perpetua para Riveros por el asesinato de Floreal Avellaneda

El tribunal impuso además una pena de 25 años al ex jefe de Inteligencia Fernando Verplaetzen y de 18 años al ex titular de la Escuela de Infantería, Osvaldo García. Hubo más condenas, desde 8 a 14 años.

El ex jefe de Institutos Militares de Campo de Mayo Santiago Omar Riveros fue condenado ayer a la pena de prisión perpetua por el secuestro, la tortura y el posterior asesinato de un joven militante comunista, en 1976.
La sentencia fue dictada por el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín, tras siete horas de lectura del fallo, considerado emblemático por los organismos de derechos humanos.
Asimismo, el tribunal dictó condenas que van de los 8 a los 25 años de prisión para los otros jefes de la guarnición, por los delitos de secuestro ilegal y tormentos contra el joven Floreal Avellaneda y su madre Iris Pereyra.
El Tribunal condenó a 25 años de cárcel al ex jefe de Inteligencia de Campo de Mayo Fernando Verplaetzen y a 18 años al ex jefe de la escuela de infantería Osvaldo García.
“El campito”
El fallo deteminó además la condena a ocho años de prisión a otros dos oficiales que actuaron en el campo de concentración conocido como “El Campito”, César Fragni y Raúl Harsich.
En tanto, al ex policía bonaerense Alberto Aneto se le aplicó una pena de 14 años por el secuestro y la aplicación de tormentos agravados a un perseguido.
El tribunal, presidido por la jueza Lucila Larrandart e integrado por los magistrados Marta Milloc y Héctor Sagretti, consideró los delitos por los cuales condenó a los militares como crímenes de lesa humanidad.
Los magistrados dieron por probado que tanto Avellaneda como su madre  fueron llevados por un grupo de tareas a la comisaría de Villa Martelli y luego trasladados al centro clandestino de detención que funcionó en Campo de Mayo.
Aneto fue acusado por Iris Pereyra,  que sobrevivió tras permanecer detenida en condiciones infrahumanas, de haber sido el oficial de la comisaría de Villa Martelli que encabezó el operativo en su domicilio.
Luego de escuchar los alegatos de los imputados, en sucesivas audiencias, que culminaron con el del general Riveros, el TOF 1 rechazó los argumentos en contra de la derogación y posterior nulidad de las leyes llamadas de Obediencia Debida y Punto Final, al reivindicar el rango constitucional de las normas que proclaman la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.
Al leer los fundamentos de la sentencia, Larrandart sostuvo que la imprescriptibilidad ya estaba instalada en la legislación argentina “al momento de haber ocurrido los hechos, aseveraciones que están contenidas en el fallo condenatorio del agente de la policía secreta chilena Mario Arancibia Clavel”.
Asimismo, señaló que “la evolución del derecho internacional” llevó a que los crímenes como los cometidos durante la dictadura argentina “tengan carácter imprescriptible”.
“No existe en el derecho internacional ningún plazo de prescripción para este tipo de delitos”, aseveró el Tribunal al rechazar las afirmaciones de Riveros y de los demás acusados, quienes pretendían ser juzgados por la norma más benigna, y hasta llegaron a calificar la figura penal como “foránea”.
En el juicio actuaron cuatro querellas: Iris Pereyra y su marido, Floreal Avellaneda, representados por Jorge Brioso de Armas; la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Federación Juvenil Comunista y la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos, que encabezó la querella de otros organismos oportunamente unificados.
Por otro lado, la fiscalía estuvo conformada por el fiscal general Marcelo García Berro, y los dos fiscales coadyuvantes Javier De Luca y Juan Patricio Murray.
En cárcel común
Asimismo, tanto las querellas como la fiscalía habían solicitado al tribunal la pena de reclusión perpetua en cárcel común para los seis imputados.
Ahora, efectivamente, todos los condenados, incluido Riveros, serán alojados en cárcel común, en el penal de Marcos Paz.
La lectura de la sentencia contra  Riveros y los otros represores por el crimen del adolescente Avellaneda comenzó pasadas las 15 y se extendió hasta después de las 21, sin la presencia de los acusados en la audiencia.
En la sala se encontraban el presentes el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, el dirigente comunista Patricio Echegara  y la diputada Victoria Donda.

Anuncios
 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: